miércoles, 18 de enero de 2012

El Antiguo Caballo Peruano de Paso, W. Rosell

.
.
.

El porque puedo hablar y escribir sobre El Caballo Peruano de Paso

Por: Wenceslao Rosell Urquiaga


Wenceslao Rosell Urquiaga


Porque mi Sr. padre Don Pedro Domingo Rosell y Borgoño, fue muy aficionado y tuvo muy buenos caballos, el de más fama “Zaino”, de origen de Pativílca, le costó 400 pesos, y su padre el Dr. Don Pio Vicente Rosell Gonzalez y Tamayo, mi abuelo, lo montaba con gran placer en los viajes de temporada a huanchaco y le decía: Pedro, tu caballo es muy bueno pero 400 pesos……

Este caballo le sirvió para sus correrías después de la guerra con Chile que los invasores querían tomarlo, y en Cajamarca el General Montero mando las fuerzas cabalgando en él.

Porque he tenido y usado los siguientes animales, voy a citar los sobre salientes. Todo esto lo hago para que mis hijos estén seguros que si hablo o escribo sobre el caballo de paso, no lo hago como aficionado improvisado.

La yegua “Sol de Oro”, del yeguarizo de mi padre, yo era un niño, creo no más de 10 años, ella era pequeña y superior en piso y bravura, pasaba la cuadra de la Merced en Trujillo barquiniando en línea recta sentada sobre los posteriores, en esa cuadra cosechaba muchos aplausos por los jóvenes de entonces: Nicanor Gonzalez, el tío Estevan de los Ríos, Guillermo y Cecilio Cox, el Dr. Saldaña, etc.

La yegua “Coqueta”, hija de la anterior, del yeguarizo de mi padre, era muy buena pero de mal genio, un domingo se metió a la vereda dos veces y nos caimos al suelo, y la tercera vez en la puerta falsa de la casa, en momento que pasaba o me venía siguiendo un aficionado de Salpo, quien me ofreció 13 libras de oro por ella, la desensille se la entregué y entre a la casa con el galápago al brazo y las 13 libras. La yegua era de propiedad de mi hermana Manuela.

El caballo “Silleta”, capón del yeguarizo de mi padre. En el hice el recorrido Trujillo-Huanchaco y Huanchaco-Trujillo en minutos en tiempo record, cuando me presente para salir a la frontera del ecuador en 1910, al regreso mi padre me lo obsequio.

El caballo “Topacio”, capón del yeguarizo de mi padre, hijo de la Valla y el de mas talla como capón que yo recuerdo.

El caballo “D’artagnan”, capón del yeguarizo de mi padre y engreído por mi hermano, fue el capón de mas fama en Trujillo, habiéndole ofrecido seis yuntas de bueyes por él, no lo vendió.

El caballo “Moro Alegre”, capón muy noble, gran galope, le gustava mucho a Elisa y ella lo usaba, es el de la foto con Elisa de amazona. Todavía de novios.


En Primer plano la Sra. Elisa Pinillos Goicochea de Rosell, montando su caballo Moro Alegre. En segundo plano sentado, el Sr. Máximo Pinillos Goicochea. En tercer plano de izquierda a derecha, el Sr. Wenceslao Rosell Urquiaga, la Sra. Elisa Goicochea de Pinillos, la Sra. Isabel Rosell Urquiaga de Heudebert, el Sr. Gustavo Raúl Pinillos Goicochea, el Sr. Victor Helí Pinillos Goicochea, la Sra. María Rosell Urquiaga de Flores, la Sra. Gabriela Rosell Urquiaga de de Guimaraes y el Sr. Anselmo Flores de la Torre. (Restaurante Morillas Buenos Aires, Trujillo).

El caballo “Canelo”, capón, muy cómodo, gran talla, estoy montado en él en una foto en el álbum N° 1 en una calle de Otuzco al lado, Elisa en Moro Alegre. El caballo “Rebaza”, capón, gran piso, favorito de Rosa Isabel Tejada, cuando nos acompañó en Araqueda.

Camino a Araqueda

El caballo “Zaino”, capón, notable piso. El caballo “Pipo”, reproductor de fama y muy conocido en Trujillo. Tengo en el mismo álbum una foto con él, montándolo con silla galápago que me permitía una mejor equitación.

Wenceslao Rosell Urquiaga, montando a Pipo

El caballo “Favorito”, reproductor magnifico. En una tarde de toros en las fiestas de Cajabamba, llegué montado en él y el público con aplausos pidió suspender la corrida para que entrara a la plaza a moverlo. Fue primer premio en Amancaes 1920.

Favorito

El macho “Cholo”, único mular que he engreído, gran saltador, en los rodeos en las jalcas de Araqueda, entraba y salía de los corrales saltando las pircas con avío de cajón.

El caballo “Fugitivo”, cruce anglo-árabe, origen Neg. Casa Grande, trabado por Francisco Gonzalez, precioso y muy hábil, foto en mi Álbum con el apero que yo usaba.

El caballo “Chombito”, fue el primer caballo que me dio mi papá. Me lo hiso recordar, Alberto Barúa.


Publicado por: Guillermo E. Pinillos Ll.

1 comentario:

  1. ¡Qué hermoso relato!
    Quiero que mis alumnos visiten un criadero.

    ResponderEliminar